Qué-pasa-si-un-vecino-no-paga-la-comunidad

Qué pasa si un vecino no paga la comunidad

Vivir en una comunidad de vecinos suele ser una buena idea hasta que uno de ellos no paga sus cuotas, tomando en cuenta que el impago de uno de los vecinos promueve el déficit de los servicios públicos que todos utilizan y, por consiguiente, se deja de gozar plenamente de los derechos que, como propietario legal, debería tener. Pueden existir muchos motivos por los cuales un vecino no paga la comunidad, pero en principio, estos tienen que ser notificados y posteriormente liquidados para un mejor convivir.

Razones por las cuales un vecino no paga la comunidad

Según los especialistas en materia de propiedad horizontal, existen 4 formas de impago y para cada una de ellas existe una solución amistosa, claro está, cuando ya se han agotado las vías amistosas, es pertinente acudir a instancias judiciales para que el propietario pague su deuda.

Puntualidad en el impago:

Esto quiere decir que la deuda surgió por un error de domicilio, quizás porque no había saldo suficiente en la cuenta a debitar, etc. La solución viable es enviar una carta al propietario o al presidente de la junta de la comunidad para explicar los hechos.

Disconformidades que generan una deuda:

Esta es una de las razones más comunes de impago. Sucede cuando uno o varios propietarios no están de acuerdo con las decisiones que ha tomado el resto de la comunidad vecinal, entonces como medida de protesta, el vecino disconforme deja de pagar su cuota. La solución al problema es hablar con él de manera amistosa y llegar a un consenso.

Imposibilidad del pago puntual:

Suele suceder que uno de los propietarios no tiene una buena base económica para pagar en el momento estipulado su cuota y es posible que las deudas se acumulen. Lo ideal es que el jefe de la comunidad llegue a un acuerdo con el deudor y se establezcan medidas flexibles de pago.

Negativa rotunda a pagar:

La forma más grave de impago, pues el propietario se niega por completo a pagar su deuda y, a su vez, genera muchas más. Los casos más comunes son de los herederos del de cujus que no llegan a un acuerdo de pago. Aunque se puede emplear la vía amistosa, generalmente se termina por acudir a las vías judiciales para ponerle fin al pleito y liquidar la deuda.

Pasos a seguir para que un vecino pague su cuota de la comunidad

Saber que, si un vecino no paga, el resto debe hacerlo:

El problema principal del impago de uno o varios vecinos comienza cuando el resto debe pagar la diferencia de recibos que el o los deudores han generado, pues no se pueden quedar sin algún servicio público. Quedan pues advertidos, que el resto de la comunidad debe abonar una cuota mayor de dinero para solventar los problemas yacentes mientras se busca una solución con los infractores de la comunidad.

Vías y negociaciones amistosas:

Este es el primer paso a seguir, pues hay que tomar en cuenta que, como vecinos, las cosas se deben resolver hablando. Aunque se puede generar una junta de la comunidad para llegar a un acuerdo con el propietario, lo más recomendable es enviar una carta en la cual se le notifique la deuda. Con este método, queda constancia en el libro de actas de que hubo una vicisitud y que se le fue comunicada al deudor.

Procedimiento monitorio:

Para llevar a cabo este procedimiento, es obligatorio que todos los vecinos estén de acuerdo, por lo que se debe convocar una junta cuya orden del día sea el inicio de procedimiento judicial para vecinos en mora. No es necesaria la presencia de un abogado o un procurador, pero se deben regir mediante la ley de propiedad horizontal en todo momento.

El pago de la deuda:

El juez deberá reclamar el pago de la deuda en los 20 días siguientes del inicio del procedimiento monitorio y se pueden presentar dos casos: Que el vecino pague su deuda o que se niegue a hacerlo. En este último caso, los interesados deben continuar el proceso ordinario.

Comprobar debidamente la deuda:

Es imperativo que los vecinos comprueben que efectivamente el propietario está en mora, porque si el juez no ve motivos suficientes para llevar a cabo el procedimiento, puede establecer el reembolso y el embargo de los bienes inmuebles de los vecinos.

Resolución del conflicto:

Por lo general, el plazo de resolución conlleva de 2 a 6 meses, todo depende de la disponibilidad del deudor y si los vecinos han contratado a un abogado, lo cual es recomendable para que el proceso se agilice y tengan resultados más rápidos.

 

Si tienes alguna duda puedes dejarla en la sección de comentarios. Comparte esta importante información en tus redes sociales.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *