mejor-comprar-o-alquilar

¿Qué es mejor, comprar o alquilar?

Siempre llega un punto en la vida de cada persona que empieza a desear vivir solo, tener un espacio donde se pueda desenvolverse con total libertad sin estar bajo las reglas de otra persona. Esa idea la puede materializar cualquier persona que posea muchas ganas de superarse en la vida ya que solo basta tener un trabajo sólido y buscar la mejor oportunidad posible. Sin embargo, a muchos adultos les entra la gran duda de todas al momento en que quieren vivir solos ¿es mejor alquilar una vivienda o comprarla?

El costo de una habitación puede ser variable dependiendo de la zona donde se encuentre el inmueble, así como los beneficios que en él se otorguen, por otra parte, los propietarios de viviendas tienen la responsabilidad de cancelar gastos que normalmente un inquilino jamás tendría la obligación de pagarlo, por ejemplo, los impuestos, deudas de seguros o pagos a la comunidad.

Ventajas y desventajas de comprar una vivienda propia

Antes de hablar de los beneficios económicos que conlleva tener una vivienda de tu propiedad, hablemos también de otros beneficios sociales que también son importantes a considerar. Al momento en que tienes un inmueble bajo tu nombre se puede considerar que tienes una gran parte de libertad, podrás crear tus propias reglas y vivir bajo tus gustos, evidentemente no tendrás que preocuparte de causar algún daño al inmueble, no tendrás restringido el uso de ciertos equipos e incluso, podrías invitar a cualquier persona a la casa o apartamento, en fin, tendrás total libertad de hacer lo que tú quieras dentro de los límites legales.

Aunado a eso, también hay ciertos beneficios económicos que se deben tomar en consideración:

Revalorización del precio:

Aunque dependa de factores externos como la situación económica y social del país donde se encuentre el inmueble, la teoría señala que todas las viviendas no pierden el valor por el paso del tiempo, más bien consiguen valer mucho más de lo que costaban al momento en que fueron adquiridas.

Futuro garantizado:

Cuando se llega a la vejez, los ingresos netos que puede percibir una persona se reducen drásticamente, sin embargo, lo ideal cuando ocurra eso es que ya tu vivienda esté totalmente pagada y no tendrás que acarrear el gasto de alquileres o giros para terminar de pagar el inmueble. Incluso, puede ser de utilidad en dado caso que se presenten gastos fortuitos y se tenga que vender la vivienda para cubrirlos.

Modificaciones a gusto:

Un punto muy importante puesto que va de la mano con el primero, las modificaciones que le realices al inmueble pueden realzar su valor en un futuro, además, no tendrás ningún tipo de limitación para realizar esas obras.

Con respecto a las desventajas todas giran en torno a los gastos, especialmente porque el costo de las viviendas suele ser elevado por lo que se necesita tener ahorros previos suficientes, y en dado caso de ser insuficientes se hace necesario solicitar un crédito a algún banco, lo que equivale a más gastos por mes. Eso también incluye los distintos impuestos que se deben cancelar al estado y las responsabilidades con la comunidad.

Ventajas y desventajas de alquilar una vivienda

El mayor beneficio que tiene el alquiler es la celeridad con que se puede hacer, no hacen falta muchas prerrogativas y documentación como en el caso de una vivienda, se puede decir que es una de las formas más rápidas de obtener una pieza para poder vivir totalmente solo. Entre otras ventajas podemos encontrar:

No es necesario tantos ahorros:

La diferencia primordial con la compra de una casa es que esta suele ser costosa en comparación con el alquiler, este último, por lo general, solo se debe cancelar el importe de la fianza el cual equivale según la ley de arrendamientos urbanos una mensualidad, la cual puede ser acordada por el arrendador y arrendatario.

No obstante, puede ser que se le agreguen algunos gastos extras, como los relaciones al mobiliario en dado caso que el inmueble se alquila vacío, o los gastos con la inmobiliaria en dado caso que no se acuerde con un particular.

Precios relativamente fijos:

La mensualidad que se debe pagar no varía mucho por el paso del tiempo, solo lo harán en dado caso que el índice de precios al consumo aumente, en pocas palabras, si los precios no suben, el alquiler se mantendrá por el mismo valor. Y si descienden los precios, las cuotas correrán con la misma suerte.

Las desventajas del alquiler se centran en el propietario del inmueble y a la poca garantía de futuro que hay. En el primer aspecto siempre se deberá tratar de mantener una relación cordial con el propietario, esto no significa que él se vaya a convertir en un colega más, sencillamente hay que mantener contacto para las averías o desperfectos que se puedan presentar.

En el segundo aspecto se hace evidente que al momento de llegar la vejez tus gastos se verán reducidos y un peso de pagar alquiler puede ser dificultoso, además de que no vas a poseer nada propio para pasar el resto de tus días.

Una de las consideraciones que se debe tener al momento de comprar o alquilar una vivienda es el tiempo y los motivos para la adquisición. Es decir, si se busca una vivienda estable para pasar muchos años en ella es recomendable arriesgarse por comprar de forma permanente un inmueble, mientras que sí se busca un lugar donde vivir por un periodo determinado de tiempo, ya sea por motivos personales o laborales, entonces un alquiler sería perfecto para ti.

Si tienes una duda podrás dejarla en la sección de comentarios, de igual forma te invitamos a compartir el artículo en todas tus redes sociales.